fbpx

Una inversión china de 360 millones de dólares en Camboya

Una compañía china ha construido en Camboya una de las fábricas de procesamiento de azúcar más grandes de Asia. La fábrica creará miles de nuevos puestos de trabajo e impulsará la economía del país. El primer ministro de Camboya, Hun Sen, inauguró las instalaciones.

Las cuchillas de una máquina cortadora trocean filas de cañas de azúcar. Las cañas miden cuatro metros de alto y se extienden hacia la distancia en todas las direcciones.

Campo tras campo, acre tras acre. Se cultiva para suplir una de las fábricas de azúcar más grandes de Asia, construida aquí en el norte de Camboya por una compañía china. Su coste fue de 360 millones de dólares.

La Fábrica Rui Feng devorará 20 mil toneladas de cañas de azúcar a diario. Dará empleo a un millar de trabajadores camboyanos, una cifra que se multiplicará por cuatro cuando la producción aumente.

Muchos más trabajan en los campos colindantes, como Yem, un granjero que dejó de cultivar arroz y ahora cultiva azúcar.
Yem dice :”Ahora mi vida es mucho mejor y puedo ganar más dinero. Toda mi familia trabaja aquí.”

La cultivadora de azúcar, Raeng Bopha señala :”Antes ganaba 250 dólares al año, ahora puedo ganar 250 dólares al mes. Me puedo comprar una motocicleta y un televisor.”

Camboya da la bienvenida a inversiones multimillonarias. El primer ministro de Camboya, Hun Sen, inauguró las instalaciones. Pero la Fábrica Rui Feng también obtiene ventajas.

Camboya dispone de atractivas concesiones comerciales en todo el mundo, incluyendo exportaciones libres de impuestos hacia la Unión Europea.

El director de la Fábrica Rui Feng en Camboya, Simon Pan indica :”Deberíamos decir que los impuestos son una cosa, y otra cuestión, que también es importante, es el coste de la producción, que aquí es competitivo. Suficientemente competitivo para el mercado internacional.”

Antes, toda esta tierra era un bosque improductivo. Ahora se ha limpiado y cultivado, atrayendo mucha gente hasta la región. Ofrece muchas oportunidades para los trabajadores camboyanos, que probablemente hubieran tenido que emigrar a otros países.

Al principio, la fábrica producirá dos toneladas y medio de azúcar refinado al día, que se exportará a China, Europa e India. Los derivados se usarán para generar electricidad en una planta de energía adyacente, como parte de las medidas para reducir el impacto de la fábrica en el medio ambiente. En el futuro, la capacidad aumentará cuando se añada una segunda línea de producción.

Fuente: CCTV

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X