fbpx

Remolacheros le insisten a la industria fijar nuevos precios tras alza internacional

Este primer semestre se mantiene la tendencia al alza en el precio internacional del azúcar y, con ello, la lucha de los remolacheros por mejorar los precios que Iansa -productora y comercializadora de commodities agrícolas- ya resolvió pagarles a partir de la temporada que parte este agosto.

Entre US$50,5 y U$52,5 por tonelada de remolacha dependiendo de la superficie de siembra, recibirían los remolacheros, en circunstancias que el precio internacional de cierre del azúcar al 30 de junio 2016 fue de US$553. Esto en contraposición a los US$52,50 recibidos en la campaña 2015/2016, cuando el precio internacional del azúcar bordeaba los U$360 por tonelada.

“Se debe reconocer que el precio del contrato de la temporada anterior fue superior a la equivalencia respecto del precio internacional del azúcar. Esto básicamente para proteger el cultivo y evitar una caída muy fuerte de la siembra”, recalca Jorge Guzmán, presidente de la Federación Nacional de Remolacheros.

En el contrato firmado para la temporada 2015/16, Iansa le pagó a los remolacheros aproximadamente US$7 por tonelada más que lo equivalente a los precios internacionales.

Por lo mismo, cuando en mayo de este año la comercializadora les ofreció US$50,5 para la temporada 2016/17, en circunstancias que en ese mes el precio internacional estaba a US$57,5, los productores no pusieron mayor resistencia.

“Seguramente este año quieren recuperar las pérdidas”, explicó el presidente.

Sin embargo, como nadie esperaba, desde mayo a la fecha el precio internacional del azúcar ha seguido subiendo. Esto significa que con los precios ya estipulados, la industria no sólo recuperaría los US$7 perdidos el año pasado, sino que también captaría US$6 más.

“La industria ya fijó las condiciones de su contrato para los agricultores y nos sentimos con las manos atadas, para obtener un precio acorde a la realidad actual de los precios mundiales del azúcar, pues en ese minuto estas alzas no eran esperadas”, advirtió.

Dado esto la federación no descarta acudir a la industria para plantearle la situación y así mejorar los niveles de contratación: “La contratación ha venido a la baja en los últimos años porque los costos del cultivo han aumentado sostenidamente , y el precio ofrecido por la industria no se hace atractivo. Se han ido muchos productores que no pueden asumir los costos, por ejemplo, el año pasado teníamos alrededor de 14 mil hectáreas sembradas cuando lo esperable eran del orden de 20-22 mil hectáreas”, cuenta Guzmán.

Si bien actualmente no hay ninguna alternativa a la remolacha, el riesgo igual está latente, añade Guzmán: “El maíz y el trigo están con precios muy malos, por lo que la industria de remolacha también está estirando los precios a la baja. El problema de ello, es que con los precios actuales los agricultores corren un riesgo muy grande ya que la remolacha requiere el doble de inversión que el maíz y casi el triple que el trigo”.

Alza en los precios. Durante el primer semestre de 2016 el precio promedio del azúcar refinada en la Bolsa de Londres (contrato N° 5) fue de US$450 por tonelada, 20,6% superior al precio promedio del año 2015, cuando llegó a US$373 por tonelada.

Según el último análisis razonado de Iansa, las causas de esta tendencia fueron el déficit en el mercado mundial de azúcar para la campaña 2015/16, cercano a los 8,5 millones de toneladas, debido a factores climáticos que afectaron la producción en Brasil, China, India y la Comunidad Europea; un déficit proyectado de 5,5 millones de toneladas para la temporada 2016/17; la apreciación del real que impactó en una disminución de los retornos en moneda local para los productores de azúcar brasileños; una menor producción mundial debido a los bajos precios del azúcar durante los últimos años; y un aumento en el crecimiento del consumo de azúcar en el mundo.

Pulso

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X