fbpx

Nicaragua: amarga cosecha debido a la sequía

Rendimiento productivo de la caña retrocede a niveles de 2013 y la producción de azúcar se reduce en casi dos millones de quintales.

Pese a haber mantenido el incremento de las áreas de cultivo de caña, tras dos años de sequía la industria azucarera cerró la zafra 2015-2016 con una caída del 10.97 por ciento en la producción de azúcar, con respecto al ciclo 2013-2014, cuando alcanzó una producción récord de 16.40 millones de quintales.Este retroceso fue provocado por la merma del 16.46 por ciento en el rendimiento promedio de las plantaciones, que pasó de 1,524 quintales por manzana en el ciclo de referencia a 1,273 quintales en la zafra que acaba de concluir.

A pesar de los estragos que causó la sequía generada en los dos últimos años por el fenómeno climático conocido como El Niño, la industria espera que se cumplan los pronósticos climáticos actuales y que el “buen invierno” que se pronostica les permita retomar su ritmo de crecimiento en la zafra 2016-2017 que iniciará en noviembre.“Este año va a ser mejor, ya tenemos un buen invierno que ha empezado y por eso hemos ampliado las áreas de siembra de caña en cuatro mil manzanas”, augura el gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), Mario Amador Rivas.Pero admite que la “reducción en la producción de azúcar fue de más de un millón de quintales con respecto al año pasado y de más de dos millones con respeto a la zafra 2013-2012”.

LA CAÑA MADURÓ ANTES

“Eso lo habíamos anunciado, el invierno fue tan seco que los rendimientos se vinieron abajo. Además hubo otro fenómeno, el rendimiento industrial fue mucho más bajo de lo que esperamos, parece que la caña maduró prematuramente y cuando llegaba a la fábrica había más melaza que azúcar, fue un desastre”, asevera José Antonio Mayorga, presidente de la Asociación de Productores Privados de Caña de Azúcar de Occidente (Aprico). Dicho fenómeno fue provocado por la sequía que según registros de Aprico fue la más severa de los últimos 110 años en la zona de occidente. Teniendo en cuenta que la diversificación de la industria parte de la producción de caña, la generación eléctrica también se mermó, ya que al producirse menos caña se obtuvo menos bagazo para la generación eléctrica.“En la medida en que se reduce la caña se reduce también el bagazo, porque normalmente el treinta por ciento de la producción de caña se convierte en bagazo”, aclara Amador Rivas. No obstante, durante la zafra actual la industria generó más energía ya que por primera vez el Ingenio Montelimar comenzó a hacer su aporte a lo que desde hace varios años generan los ingenios San Antonio y Monte Rosa.

MANTIENE INVERSIÓN

Sin embargo, la venta al sistema nacional de distribución registró una caída del 4.78 por ciento con respecto a la zafra anterior, y del 10.16 por ciento en comparación con lo vendido en el ciclo 2013-2014. Ahora únicamente resta que el Ingenio Benjamín Zeledón complete su proyecto de ampliación de fábrica y las áreas de cultivo de caña para que dentro de dos años entre al sistema de generación.“El Ingenio Benjamín Zeledón está invirtiendo 103 millones de dólares y el proceso tomará tres años, empezó el año pasado y el año entrante será la inauguración de la nueva fábrica y estará la caña sembrada para poder producir”, sostiene Amador Rivas.A la caída en el volumen de producción se juntó el desplome del precio del azúcar en los mercados internacionales que lo mantuvo rondando los 12 dólares por quintal.“Como productores y sujetos de crédito teníamos muchísimos años de no estar en problemas, la gente se arregló y seguimos trabajando, pero realmente esto fue muy difícil para muchos productores”, dice Mayorga.

MERCADO TAMBIÉN FALLÓ

Por su parte Amador detalla que “afortunadamente el precio ya comenzó a recuperarse, estamos a niveles de veinte dólares por quintal y creemos que se van a mantener en ese rango por un buen tiempo”.Otro problema que enfrentó el sector fue la reducción en las compras de algunos mercados como el de Venezuela, pero “afortunadamente hay suficiente demanda de azúcar en el mundo” y lo que se dejó de vendar al mercado venezolano se logró colocar en otros países como Rusia y Corea. Nicaragua exporta más del cincuenta por ciento de su producción de azúcar en cada ciclo. El consumo promedio está estimado en unos seis millones de quintales, según el Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio para el ciclo agrícola 2016-2017.Estados Unidos y Canadá son de los principales mercados para el azúcar local, Venezuela se venía posicionando en esa lista, pero ha mermado sus compras igual que para otros productos “por los problemas que enfrenta el país”. Pero se han abierto y exploran otros como Taiwán, Rusia y Corea a dónde ya se han hecho envíos, pero en el caso de Corea el sector considera que la firma de un tratado que ya se negocia con ese país dinamizaría estas ventas. Además se mantiene la cuota al mercado de la Unión Europea que otorga el Acuerdo de Asociación.

CADA UNO APLICÓ MEDIDAS

En estos “dos ciclos malos” los cuatro ingenios que funcionan en el país han logrado mantenerse a flote, según Amador Rivas, reduciendo los costos de producción y las inversiones en proyectos de responsabilidad social.“Se comenzó reduciendo los gastos que no son relacionados a la producción, como gastos sociales, donaciones a escuelas, después pasás a eliminar personal supernumerario y trabajás en hacer más eficiente la planta y los procesos de producción. También se alargaron los plazos para el cambio de vehículos y otro tipo de cosas que te permitan reducir los costos”, detalló el gerente general del CNPA. Además explica que no se aplicó una estrategia común sino que cada ingenio adecuó la suya a su situación. En tanto, Mayorga confía en que con la instalación de una época de lluvia más normal esperan que los rendimientos vuelvan a niveles de la zafra 2013-2014. “En esta y la siguiente zafra ya está acordado que los ingenios nos paguen el 54 por ciento de lo que el ingenio perciba por la venta de azúcar y melaza, es decir 54 dólares por cada cien que el ingenio perciba.

Etanol en espera

Mario Amador Rivas, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), explicó que debido a la caída del precio y a problemas de comercialización en el mercado internacional el proyecto de producción de etanol que impulsó el Ingenio San Antonio está “guardado” hasta que el precio del producto repunte.“Parte de la inversión se usa porque lo que se hace es producir alcoholes industriales, es decir que se usa la destilería, pero no se usa la deshidratadora, pero en el momento en que el precio se recupere nuevamente se retomará el proceso de producción”, dice.

Gobierno optimista

El gubernamental Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio para el Ciclo Agrícola 2016-2017 proyecta para la zafra 2016-2017 que inicia en noviembre la exportación de 7.91 millones de quintales de azúcar y un consumo de 5.56 millones de quintales. Y una producción de entre 16.1 y 18 millones de quintales de azúcar. Alcanzar esa meta de producción dependerá de los niveles de rendimiento que se obtengan y, según dicho plan, de acuerdo a los niveles de lluvia que caigan en occidente pueden oscilar entre 1,400 y 1,540 quintales de caña por manzana. Fuente: La Prensa Nicaragua

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X