fbpx

Huelga en puertos de Brasil eleva presión contra proyecto de reforma

Los estibadores de los tres principales puertos de Brasil abandonaron sus puestos de trabajo el martes para protestar contra cambios de último minuto a una legislación que pretende modernizar el sistema portuario del país, abriéndolo a una mayor iniciativa privada.

La huelga comenzó a las 13.00 hora local (1600 GMT) en los puertos de Santos, Paranaguá y Rio de Janeiro, mientras el proyecto de reforma era debatido en la cámara baja del Congreso brasileño, en Brasilia.

Los estibadores dicen que los legisladores rompieron un acuerdo que permitía la contratación directa de trabajadores con sus sindicatos o a través de una agencia centralizada conocida como OGMO.

“Están interfiriendo el acuerdo que teníamos y lo dejaron fuera del proyecto de ley”, dijo por teléfono el presidente de la Federación Nacional de Estibadores, Wilton Ferreira Barreto.

Otro representante de un importante sindicato de estibadores, Cesar Rodrigues Alves, dijo a Reuters que la huelga podría mantenerse hasta que se encuentre una salida favorable. La sesión del Congreso esta tarde podría resolver el asunto el martes, agregó.

Santos es el mayor puerto de Sudamérica y Paranaguá es la mayor terminal de granos de la región.

El borrador del proyecto de ley permitiría que más operadores privados manejen cargas en puertos estatales y que puertos privados manejen cargas de terceros en general. Los sindicatos se oponen al proyecto de ley porque socavaría su control sobre los contratos de trabajo.

La presidenta Dilma Rousseff ha fijado como prioridad la aprobación de la reforma portuaria para ayudar a restablecer el crecimiento de la otrora pujante economía brasileña.

Recientemente, Rousseff exhortó a los legisladores a aprobar la propuesta de su gobierno, pero la coalición oficialista de 18 partidos está dividida respecto al tema y el proyecto de ley peligra en el Congreso.

El congresista y líder sindical Paulo Pereira da Silva anunció la huelga a los legisladores mientras debatían sobre la versión más reciente del proyecto de ley, que según él reduce los derechos de los trabajadores.

Otros sindicatos apoyaron el proyecto de ley que busca elevar la eficiencia y terminar con la severa congestión de los puertos del país, donde las demoras y los altos costos minan la capacidad de Brasil de competir en mercados mundiales.

Brasil está en el medio de la temporada de exportación de una cosecha histórica de soja y se espera que los sacos de café y azúcar lleguen a los sobrecargados puertos en las próximas semanas.

Incluso un paro de actividades de un día podría alargar las ya gigantescas filas de barcos y generar costos de sobreestadía de decenas de miles de millones de dólares.

Los sindicatos realizaron una huelga de seis horas el 22 de febrero para protestar contra el primer borrador de la reforma portuaria.

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X