fbpx

Bolivia: Falta caña para el Ingenio San Buenaventura

El proyecto de $us 265 millones no tiene suficiente materia prima porque los productores no tienen cultura de producción masiva, dice el presidente Evo. Expertos proponen incentivos

La falta de la materia prima es un escollo para el funcionamiento de la Empresa Azucarera de San Buenaventura (EASBA). Así lo reconoció el presidente Evo Morales en Palacio de Gobierno y señaló que se analizan “facilidades” para que los productores de esa región, al norte del departamento de La Paz, tengan una cultura de siembra masiva.

“El ingenio ya está instalado, aunque tenemos una pequeña debilidad. Dentro de los pequeños productores, no hay una cultura para sembrar masivamente la caña para garantizar la materia prima al ingenio.

Estamos buscando facilidades para que el compañero productor pueda tener esa cultura para ampliar el cultivo”, dijo el mandatario durante la firma del contrato para el proyecto a diseño final de una planta hidroeléctrica a 13 kilómetros de San Buenaventura.

El costo de instalación del ingenio fue de $us 265 millones con crédito del Banco Central de Bolivia (BCB). La construcción la realizó la empresa China CAMC. La inauguración fue a fines de octubre de 2015.

Un conocedor del área, explicó que si EASBA quisiera producir al menos la mitad de su capacidad instalada (5.000 quintales/día), ya tendría que tener al menos 350.000 toneladas de caña en 15.000 hectáreas cultivadas.

El gerente de EASBA, Ramiro Lizondo, se negó a informar sobre el problema de falta de cultivos de caña.

Incentivos

Con la experiencia de años, los cañeros de Santa Cruz creen que en esa región se tiene que crear incentivos para que se puedan lanzar a la siembra de la caña de azúcar.

Rodolfo Jordán, presidente de la Unión de Cañeros del Ingenio Guabirá, opinó que se debe dar seguridad jurídica, que sus productos serán adquiridos y asegurar ganancias.

“Deben tratar de incentivarlo con financiamiento, viabilidad en crédito y asegurar mercados. Tienen que tener capacitación de cómo llevar el cultivo adelante”, expresó.

Guery Tondelli, jefe de la planta fraccionadora de Azúcar de Guabirá, dijo que no se debía olvidar el cuidado y fortalecimiento de los suelos.

Desde el ingenio Aguaí señalaron que el alquiler de maquinaria, la provisión de tierras y la asistencia técnica para los productores debe ser una logística permanente

Se prevé pérdidas en producción cruceña

La industria azucarera de Santa Cruz está preocupada por la reducción de la producción de azúcar durante esta gestión, por los efectos climáticos que afectan la materia prima.

Datos de los especialistas del campo azucarero señalan que la sequía no hizo excepción a la industria azucarera y se piensa que “se perderá un 20 a 25% de la producción total”.

Con la esperanza de que los efectos climáticos no empeoren, el sector prevé una producción de solo 8.500.000 quintales, lo que “sería cabal para el consumo interno”.

Entre enero y marzo de este año, en el oriente llovió alrededor de 400 milímetros. Sin embargo, entre abril y julio no ha llovido nada, lo que precipita la gravedad del sector productivo.

Esto equivale a que la caña no creció como debía y afectará la producción del próximo año. El sector pide al Gobierno prever esta situación en toda la producción agropecuaria.

 

Fuente: El Deber Bolivia

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X