fbpx

Biocombustibles: realidad cercana en México

Ante la escasez y el incremento en los mercados internacionales del petróleo, los científicos buscan una alternativa de combustibles que sean más rentables y que no dañen tanto al medio ambiente.

Para Arturo Sánchez Carmona (ingeniero Químico Administrador egresado en 1985 del ITESO campus México, quien cuenta con una maestría en Ingeniería en la máxima casa de estudios UNAM en 1989 en Control Avanzado de reactores de polimerización. Con un doctorado en el Colegio Imperial en 1994 en Automatización de procesos industriales a gran escala y el también consultor tecnológico especialista registrado ante Conacyt desde 1999 y miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde 1996), el laboratorio de bio-combustibles se orienta a hacer investigación aplicada y desarrollo tecnológico en lo que se conoce como biocombustibles avanzados, en particular se trabaja con el bio-etanol, por el gran interés que se tiene para sustituir la gasolina en el sector autotransporte.

Además el bio-butanol que es otro alcohol que probablemente en el futuro pueda ser de interés para el sector automotriz y de autotransporte. Además se trabaja con el bio-hidrógeno y el bio-gas.

Lo que se pretende es la investigación aplicada y el desarrollo tecnológico, pues existe un gran interés en desarrollar los bio-cumbustibles a la par de la tecnología, para que en corto tiempo estén disponibles para los consumidores.

¿Cuántos años lleva liderando investigación dirigida a los biocombustibles?

Se empezó a trabajar desde el 2007 en este proyecto, son 9 años en total. Sin embargo con proyectos orientados a producir tecnología para el sector autotransporte, se viene trabajando desde el 2010, hace 6 años.

¿Qué es un biocombustible?

Los biocombustibles son combustibles que no producen contaminación, ya que contienen componentes derivados a partir de biomasa, es decir, organismos recientemente vivos o sus desechos metabólicos.

Los biocomponentes actuales proceden habitualmente del azúcar, trigo, maíz o semillas oleaginosas.

Todos ellos reducen el volumen total de CO2 que se emite en la atmósfera, ya que lo absorben a medida que crecen y emiten prácticamente la misma cantidad que los combustibles convencionales cuando se queman.

¿Cómo nace la idea de hacer un clúster de bio-alcoholes?

La idea original la propuso la Secretaría de Energía a través del Centro Mexicano de Energía, como un mecanismo para tratar de incorporar el uso de las energías renovables en México, esto empezó desde hace 4 años.

Actualmente ya existe el CEMIE (Centros Mexicanos de Innovación de Energía) desde el fotovoltaico o solar, el eólico, geotérmico y el mar.

El clúster de bio-alcoholes tiene como principal objetivo sustituir la gasolina usada en el sector autotransporte con estos productos.

En México la mitad del consumo de energía lo hace el sector autotransporte, a diferencia de otros países, eso significa que una tercera parte de las emisiones de gases efecto invernadero en el país, provienen del sector autotransporte.

Este sector abarca vehículos que usan gasolina y diésel. El clúster está formado por diez instancias de investigación mexicanas y cuatro extranjeras, mientras que del sector empresarial participan cinco empresas.

¿En qué porcentaje se reduciría el efecto invernadero con esta tecnología?

A ciencia cierta no sabemos, existe un gran debate a nivel científico referente al impacto inmediato, sin embargo sabemos que el uso de biocombustibles a largo plazo haría un consumo normal del carbono neutral, es decir se lograría incorporar el CO2 a la atmósfera mediante procesos naturales.

¿La iniciativa privada es la principal interesada en el desarrollo de esta tecnología desde los centros de investigación?

En particular el clúster de bio-alcholes sí, ya que está conectado a sustituir el combustible en el sector autotransporte, ya lo tenemos encima.

Pemex ha intentado tres veces introducir el bio-alcohol como sustituto o complemento en la gasolina, parece ser que con los nuevos cambios que se vienen en la forma de vender gasolina en México se tendrán estos logros para el año que entra.

Muchos empresarios o gente que se dedica a esto, ha dejado ver que más que nunca están presentes y vigilantes de la investigación que se realiza en el país en este rubro, además esto significa que el país cumple con sus compromisos internacionales de reducir sus gases de efecto invernadero.

¿Es una consecuencia lógica de las reformas energéticas?

No lo sé si sea lógica o no, pero tengo entendido que México contrajo compromisos a nivel internacional para reducir los gases efecto invernadero hasta un 20% antes del 2030 sobre la base que tenía la producción en 1990 y un 30% prometido para el 2050.

Efectivamente la Secretaría de Energía, junto con el Gobierno Mexicano, tiene una estrategia establecida para hacer esa reducción y que se ha ido conociendo, a medida que nos enteramos de los alcances de la transición energética en el país.

Vemos los cambios en el mercado de la electricidad, también está encima la producción por medio de plantas fotovoltaicas y eólicas.

Tengo entendido que Pemex ya cambió todas sus calderas para producir energía eléctrica, antes consumía combustóleo, ahora es gas natural.

¿En cuánto tiempo se implementará la tecnología de los bio-combustibles en México?

Está a la vuelta de la esquina, Pemex ya asignó 5 contratos para comprar bioetanol a partir del 2017, tengo entendido que en Veracruz y San Luis Potosí ya han estado haciendo pruebas, estos cinco contratos son empresas veracruzanas que producen bio-etanol a partir de la caña de azúcar.

Además de una empresa de Tamaulipas que va a producir bio-etanol a partir del sorgo dulce, eso ya es un hecho.

La cuestión es tratar de entrar a los biocombustibles avanzados, la misión del clúster es proporcionar bio-alcholes a los usuarios en cuatro años.

¿Cómo se obtienen los biocombustibles avanzados?

A través de materias primas que no intervienen en la cadena alimenticia del ser humano, esa es la gran diferencia, ese es un camino que se ha seguido en otros países, porque cuando se empezaron a usar los biocombustibles que se conocen de primera generación, producidos básicamente a partir de maía, caña de azúcar o remolacha.

Alrededor del año 2000 se tuvo un gran impulso gubernamental en Estados Unidos, Brasil y Europa para producir bio-combuistibles de primera generación, esto causó perturbación en el sector agrícola a nivel internacional.

A grado tal que en 2008 se tuvo impacto en el país, donde los granos básicos registraron incrementos del 128%, sin dejar de mencionar los problemas alimentarios en algunos países, que algunos especialistas atribuyen al uso del maíz y caña de azúcar en la producción de bio-combustibles.

A raíz de esto en el mundo se dio un golpe de timón importante para tratar de evitar esta situación, por ello algunos gobiernos propusieron impulsar bio-combustibles de segunda generación a partir de otras materias primas, particularmente de residuos agroindustriales que no pegaran en la cadena alimenticia.

¿México incursionará en la producción de bio-combustibles de segunda generación?

No tengo información de cómo lo hará, pero de que tendrá que incursionar en este modelo de generación de biocombustibles, tendrá que hacerlo y estar así a la vanguardia mundial.

¿En qué Estados se producen bio-cumbustibles de primera generación?

Actualmente se producen en Veracruz y Oaxaca, a medida que empiecen a ser utilizados, habrá más industriales que decidan entrar al mercado de bio-combustibles.

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X