fbpx

100 plantas están en línea de peligro, advirtió Itaú BBA

El clima económico incómodo, con altas tasas de interés y un futuro próximo sin avances, señala un nuevo episodio triste para la industria de la caña de azúcar, que ya enfrenta peor crisis hace tres años.

En una entrevista para el Portal JornalCana ​​, Alexandre Figliolino, jefe de Agronegocios de Itaú BBA, dibuja una estimación negativa a corto plazo para una parte de las 300 plantas en operación en esta zafra 2015/16 en curso en la región Centro-Sur del país y se debe iniciar en septiembre en las regiones Norte y Nordeste.

La entrevista se llevó a cabo durante el VII Simposio Tecnología de Producción de la Caña de Azúcar realizado por la Fundação de Estudos Agrários Luiz de Queiroz (Fealq) entre los días 15, 16 y 17/07 en Piracicaba (SP).

Figliolino dio una charla en el evento de apertura sobre el tema “Qué esperar del mercado del azúcar, etanol y energía en los próximos años.”

Echa un vistazo a la entrevista.

Evalúe la crisis que enfrenta el sector

Alexandre Figliolino – El sector sucroenergético atraviesa su mayor crisis de los últimos tiempos. Ha durado tres años. Con los precios del azúcar deprimidos en el mercado internacional, la falta de definición de las políticas públicas para el etanol y la ausencia de aumentos de precios a largo plazo para la gasolina seguirá a agravar la situación en el horizonte de tiempo previsible.

¿Todo esto ocurre dentro de un año de aumento creciente en el consumo de etanol?

Figliolino – Sí, este año se debe consumir 30 billones de litros de etanol. Para mejorar la rentabilidad del sector, existe la dependencia [acciones] del Gobierno en relación [aumentar] el Cide en la gasolina y los precios de paridad internacional de la gasolina. La brecha es ahora del 20%.

¿Qué otras medidas se pueden tomar por los gobiernos?

Figliolino – Aumento de la mezcla de anhidro en la gasolina, actualmente en el 27% y puede llegar a los soñados 30%. Y el ICMS, que tuvo maravilloso impacto en Minas Gerais [que cayó a 18% desde el pasado mes de febrero], también se puede reducir en otros estados.

¿Y cuáles son sus evaluaciones de que la industria puede hacer?

Figliolino – Elevar la productividad agrícola, aumentar la eficiencia de la industria, crecer la cogeneración, utilizar el etanol de maíz en la temporada baja y alargar el período de molienda. Otras medidas a largo plazo: tarifa sobre la gasolina, reconociendo la competitividad del combustible renovable, y añadir más valor a la mezcla de la industria, tales como el etanol celulósico. Con medidas como ésta, la tasa de retorno de capital dejaría el actual 6,9% al año para el 13%. El aumento de la productividad haría la tasa de retorno alcanzar el 14,9%.

Pero hay el escenario económico actual que dificulta eso. Hable acerca, por favor.

Figliolino – El escenario de la deuda, agravada por el aumento de las tasas de interés, pone en peligro el 35% de las unidades en función del peso en los gastos financieros en sus resultados. Se está llegando a sus límites. Estamos en un entorno macroeconómico muy negativo. El ambiente de negocios en Brasil es muy malo. El clima de aversión al riesgo es enorme. Estamos en un entorno de restricción de crédito. Sólo una parte de la industria de hoy en día consigue  crédito. Otra parte del sector no consigue. Entonces, ¿cómo lo haces? Para mantener el negocio, hacen sacrificios, por ejemplo, la renovación de las plantaciones y muele hasta el tope. Por lo tanto, se embarga el futuro. Gracias de Dios que la caña es una bestia difícil.

¿Cuál es su pronóstico para estas unidades?

Figliolino – Los que están más cerca del final de la línea son capaces de avanzar dos, tres cosechas.

¿Cuántas plantas en el país están en esta línea de riesgo?

Figliolino – Unas 100 unidades están en situación de agravamiento continuo. Tiene un límite.

¿Qué hacer? ¿Crear un Proer para estas unidades?

Figliolino – Hoy en día es difícil. Dependería mucho de la mejora de las condiciones.

¿Y atraer a los inversores de fuera de Brasil?

Figliolino – La industria necesita ser más atractiva para que el capital exterior entrar, por lo que los precios de los activos se recuperen. Lo que pasó hoy es que la deuda por tonelada creció y los valores comerciales que los posibles inversores estarían dispuestos a pagar son mucho más bajos. Tiene compañía hoy con su valor negativo.

¿Entonces no hay manera de salir?

Figliolino – Salida agradable no tiene.

Inscreva-se e receba notificações de novas notícias!

você pode gostar também
Comentários
Carregando...
X